Embajada de la República Bolivariana de Venezuela en El Líbano

سفارة الجمهورية البوليفارية الفنزويلية في لبنان

 

  

Portada

La Industria.

 

 

 

 

 

 

 

 
 

El desarrollo industrial venezolano se expresa en 8.974 establecimientos que ocupan a 46/.653 personas. Diversos tipos de industria se concentran en las ciudades de la región capital y de la región central. En las últimas décadas se va afianzando la localización de industrias en las regiones centro-occidental, Zulia, Guayana y Andes.

Desde comienzos de 1960, el gobierno de Venezuela ha dado más prioridad al desarrollo del sector industrial de la economía. Fundado en 1961 en una área rica en recursos naturales, Ciudad Guayana es ahora el mayor centro de desarrollo industrial. Los principales productos de Venezuela incluyen petróleo refinado y sus productos derivados, acero, aluminio, fertilizante, cemento, neumáticos, vehículos de motor, comida procesada, bebidas, vestuario y artículos de madera

El desenvolvimiento del desarrollo industrial se ha acelerado desde comienzos de la década en 1960, conformándose polígono s y barrios industriales con el establecimiento de usinas que manufacturan acero, aluminio, derivados del petróleo, fertilizantes, cemento, neumáticos, vehículos, alimentos, bebidas, textiles, ropa, calzado, productos químicos y plásticos. Actualmente se registran 8.974 industrias que ocupan a 461.653 personas. Entre ellas dominan 868 establecimientos de la gran industria que ocupan a 286.379 personas. La mediana industria se expresa en 2.263 fábricas que ocupan a 100.836 personas. La pequeña industria corresponde a 5.843 establecimientos que emplean a 74.436 personas.

La mayor relevancia de paisajes industriares se evidencia en el área metropolitana de Caracas y en sus ciudades satélites, donde se reconocen 4.319 industrias de bienes de consumo con 163.612 trabajadores. Igualmente destacan en los corredores industriales de los Valles de Aragua y del Tuy, especialmente en las ciudades de Valencia, Maracay, La Victoria, Cagua, Turmero, Tejerías y en sus ciudades inmediatas, lo que explica que en esta región central se ubiquen 1.713 industrias que ocupan a 151.381 personas. En estos núcleos industriales se concentra una importante fuerza de trabajo y calificada gestión gerencial, sumándose enormes mercados de consumo. Además, estas industrias se benefician por el fácil acceso de materias primas importadas por los puertos de La Guaira y de Puerto Cabello y el aeropuerto de Maiquetía, y son servidas por la red de autopistas y carreteras que las unen con los principales centros consumidores de la nación.

En la región centro occidental el dinamismo industrial de Barquisimeto, Carora, El Tocuyo, Sarare, La Miel y otros núcleos urbanos explica que se reconozcan 798 establecimientos industriales que ocupan a 44.600 trabajadores. En el estado Zulia la pujanza industrial de Maracaibo y sus ciudades satélites ha consolidado a 694 industrias que ocupan a 31.100 trabajadores. En la región de los Andes el dinamismo de San Cristóbal, El Vigía, Barinas y otras ciudades tachirenses y trujillanas, explica el establecimiento de 632 industrias con 19.809 trabajadores.

Notable es la expansión industrial que se registra en el estado Bolívar, en especial con los complejos de industrias pesada y de transformación de Ciudad Guayana, que explican el emplazamiento de 264 industrias que ocupan a 28.828 trabajadores. En cambio, es lento el dinamismo industrial en la región nororiental, aunque se reconocen industrias de importancia instaladas en Cumaná, Maturín, Guanta, Puerto La Cruz, El Tigre, Guanipa, con 411 industrias que ocupan a 18.584 personas. Escaso es el desenvolvimiento industrial en los llanos, salvo en la expansión de agroindustrias e industrias de procesamiento de carne en Calabozo, San Fernando de Apure, Valle de La Pascua y otras ciudades, lo que explica la instalación de 112 industrias con 3.013 trabajadores. Menores son las actividades industriales en la Isla de Margarita con sólo 30 establecimientos industriales con 725 trabajadores.

La industrialización del hierro y de la bauxita

La industrialización del hierro extraído por Ferrominera del Orinoco, de Cerro Son Isidro, Cerro Bolívar y otros sitios, así como de la bauxita extra ida en los Pijiguaos, es básica para el desarrollo geográfico-económico del país. Ello se está logrando con la transformación del acero en la Siderúrgica del Orinoco y de la aluminita y del aluminio en los grandes complejos de BAUXILUM, ALCASA y VENALUM, todos en Ciudad Guayana.

El acero y el aluminio ocupan ventajosa posición para contribuir al desarrollo económico venezolano, al contar el país con magníficas condiciones competitivas en la extracción del hierro y la bauxita, y para su procesamiento en materia prima básica por el apoyo de recursos hidroeléctricos, carboníferos, calizas, arenas silíceas, agua y gas natural. La cuantía y calidad de sus reservas se redobla por su accesibilidad geográfica por el corredor fluvial del Orinoco.

El mineral de hierro de alta ley, en extensos depósitos en el cinturón ferrífero de Imataca, descubierto cerca del Orinoco en la década de los años 40 permitió la conformación de yacimientos y campamentos por empresas estadounidenses hasta su nacionalización en 1975, pasando a ser operados por la empresa estatal Ferrominera del Orinoco, subsidiaria de la Corporación Venezolana de Guayana. Se extrae una producción anual de 18.309.000 toneladas. De los yacimientos guayaneses de Cerro de San Isidro, Cerro Bolívar, Cerro Barrancos y otros, el hierro se transporta por vía férrea hasta Puerto Ordaz en Ciudad Guayana, donde se cuenta con plantas de concentración y trituración del mineral. Desde allí, una parte se destina a la transformación en acero y se exportan otras 11.150.000 toneladas de mineral en bruto a Europa, Asia y Estados Unidos. Aunque se ha agotado el yacimiento del Pao hay importantes reservas probadas de 1.924 millones de toneladas.

El hierro destinado a la industrialización del país es procesado en Ciudad Guayana, Matanzas, en las instalaciones de la Siderúrgica del Orinoco, SIDOR, con una producción anual de 2.682.277 toneladas. Corresponden 1.398.910 toneladas a productos planos y 658.521 toneladas a productos no planos como perfiles, barras, cabillas, alambrón y tubos. La mayor parte se destina al abastecimiento nacional de industrias de transformación y se exporta menos de un millón de toneladas a diversos países. Esta empresa estatal de SIDOR operó hasta finales de 1997, fecha en que se transfirió el 70% de su propiedad a inversionistas privados de empresas tanto de origen latinoamericano como nacional. Hay que tener en cuenta que SIDOR requiere considerables inversiones en capitales y en nuevas tecnologías para seguir compitiendo favorablemente en los mercados. SIDOR planea alzar su producción a 4.000.000 de toneladas en 1.999.

Se está modernizando en la misma Ciudad Guayana, en Matanzas, Punta Cuchillo, la industria subsidiaria de la Corporación Venezolana de Guayana, Venezolana de Ferrosilicio (FESILVEN) que tiene una capacidad anual de producción de 55.000 toneladas de ferrosilicio y silicio metálico, destinada mayoritariamente a la exportación. Asimismo está en plena expansión la fabricación de briquetas de hierro, agregándose a la planta MINORCA y a la planta SIVENSA, la nueva planta de Orinoco Iron que iniciará su producción a finales de 1999.

La compañía BAUXILUM, subsidiaria de la Corporación Venezolana de Guayana, se dedica a la explotación de bauxita de las minas a cielo abierto de los Pijiguaos, en el Municipio Cedeño del estado Bolívar, con una capacidad de producción de seis millones de toneladas al año. El mineral es conducido por un corto ferrocarril. minero hasta Puerto Gumilla y desde allí en gabarras por 650 kms. en el río Orinoco hasta Ciudad Guayana, donde BAUXILUM transforma la bauxita en alúmina, materia prima que cubre la demanda de las poderosas empresas filiales mixtas de la Corporación Venezolana de Guayana productoras de aluminio, Aluminio del Caroní (ALCASA) con una capacidad de producción de 210.000 toneladas de aluminio primario y 60.000 toneladas de aluminio para la elaboración de láminas, e Industria Venezolana del Aluminio C.A. (VENALUM) con una capacidad instalada de producción de 430.000 toneladas de aluminio primario. La Corporación Venezolana de Guayana creó en 1987 la empresa de carbones del Orinoco (CARBONORCA) que produce ánodos para la industria del aluminio y para su exportación, con una capacidad de producción de 196.000 toneladas anuales.

En junio de 1999 se acordó un plan de privatización de las empresas del aluminio. Tanto VENALUM como ALCASA, BAUXILUM, el laminador de Puerto Ordaz y CARBONORCA serán divididos en unidades que estarán abiertas a la participación de capital privado, ya sea nacional o internacional.

Energía Eléctrica

Gran parte de la electricidad de Venezuela se genera a través de sistemas hidroeléctricos, principalmente en la Represa de Guri, en el Río Caroní

En la producción de energía eléctrica de Venezuela participan varios sectores empresariales:

El sector estatal, representado por la Compañía Anónima de Administración y Fomento Eléctrico (CADAFE), empresa pública a cuyo cargo ha estado la ejecución del Plan Nacional de Electrificación, y por la compañía subsidiaria de la Corporación Venezolana de Guayana (CVG) conocida como Electrificación del Caroní (EDELCA), que se ocupa de desarrollar el potencial hidroeléctrico del río Caroní.

El sector privado, orientado a producir energía para satisfacer determinados servicios públicos.

Los sectores autoabastecidos, como son las empresas petroleras y las centrales azucareras, que producen electricidad para su propio consumo.

La capacidad de energía eléctrica instalada en Venezuela fue, en 1995, de 18.161.000 Kw, mientras que la generada en el mismo año ascendió a 70.672 millones de Kwh. Por su parte, la población servida superó los 19,5 millones y el número de abonados alcanzó la cifra de 3.830.000. De la energía producida en el país, el 29,6% es de origen térmico convencional, mientras que el resto es hidroeléctrica.

El consumo por empresas eléctricas con destino a la distribución se reparte desigualmente entre el sector público (81%) y el sector privado (19%).

Al cierre de diciembre de 1995, según la Cámara Venezolana de la Industria Eléctrica (CAVEINEL), el consumo de electricidad se situó en un total anual de 55.561 Gwh. Este dato apunta un leve incremento de un 4,8% respecto al año anterior.

En enero de 1997 se inauguró la central hidroeléctrica Macagua II, que aporta al sistema eléctrico nacional otros 2.540 Mw anuales, equivalentes a 72.000 barriles de petróleo diarios. Para el año 2003 se prevé tener lista la central de Caruachi y antes del 2008 la de Tocoma, generando entre ambas unos 4.000 Mw adicionales.

Esta importante infraestructura se suma al complejo hidroeléctrico de Guayana, constituido por las empresas Guri y Macagua I. Actualmente Guri produce 10.000 Mw, cifra a la que se incorporarán los cerca de 3.000 Mw que soportará el sistema Macagua.

Venezuela es uno de los países con mayor grado de electrificación en América Latina; más del 94% de su población dispone de servicio eléctrico. Esto es el resultado de un esfuerzo realizado por el Estado Venezolano y una significativa concurrencia de empresas privadas.

El Sector Eléctrico Venezolano está estructurado en forma mixta, integrado por empresas públicas y privadas. En los dos ámbitos, los lineamientos de política son dictados por el Ministerio de Energía y Minas, órgano supremo en materia de energía a nivel nacional, a través de su Dirección de Electricidad.

Por otro lado, la planificación del sector ha obedecido al entendimiento entre las principales empresas eléctricas que firmaron en 1968 el contrato de interconexión, el cual fue modificado en 1988 cuando, además de CADAFE, EDELCA y la Electricidad de Caracas, se incorporó ENELVEN. El Estado Venezolano ha emprendido el diseño de un Plan Energético Nacional como parte fundamental del Plan Económico, con la finalidad de asegurarle al país la prestación de un servicio eléctrico al menor costo posible y con la mayor calidad, que permita la óptima utilización de los recursos disponibles y que, al mismo tiempo, garantice continuidad, seguridad y eficiencia.

Igualmente se diseñó una nueva Ley del Servicio Eléctrico, la cual tiene por objeto establecer las disposiciones que regirán el servicio eléctrico en el Territorio Nacional, el cual no había contado con una normativa legal integral que ordenara clara y metódicamente las disposiciones generales aplicables a esta materia.

De acuerdo a las últimas cifras, las Empresas Eléctricas del Estado generan el 82% de la energía eléctrica que se consume en el país, sirviendo al 68% del total de suscriptores.

 
» Economía
» Agricultura
» Ganadería

»

Avicultura

» Pesca
» Petróleo
» La Industria
» Minería
» Banca y Moneda
» Comercio
 

 


Imprimir Enviar a un amigo Regresar Su opinion Cerrar Subir