Embajada de la República Bolivariana de Venezuela en El Líbano

سفارة الجمهورية البوليفارية الفنزويلية في لبنان

 

  

Portada

Flora.

 

 

 

 

 

 

 

 

De los 916.445 km2 de superficie presentes en el país, según el último censo realizado por el Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales Renovables, y hasta hace pocos años, a través de imágenes de satélite por radar, se calculó que alrededor del 40%, de esta superficie corresponde a zonas boscosas; calificándose como fuertemente selváticos a los estados Bolívar, Amazonas y Delta Amacuro, con un 75% de área boscosa. Los estados con baja proporción boscosa, es decir, con menos del 25% del área bajo selva, son Apure, Cojedes, Monagas y Anzoátegui en los Llanos; y Carabobo, Lara y Nueva Esparta en el centro y el norte de la República. Los demás estados tienen una proporción hoscosa moderada. Es importante señalar que estos datos van cambiando de un año a otro y que de un nuevo estudio autorizado pueden resultar áreas boscosas de menor extensión.

Cuando examinamos las formaciones y bosques de Venezuela, nos damos cuenta de que hay varios tipos de bosque. Algunos bosques son verdes durante todo el año, otros lo son sólo parte del año; algunos están compuestos de árboles gigantes con tres o más estratos de árboles pequeños, mientras que otros están formados por árboles enanos solamente. Por otra parte, algunos bosques tienen sus árboles cubiertos densamente con epífitas de todas clases, tales como orquídeas, bromelias, helechos, musgos, etc., que cuelgan de los troncos o ramas de los árboles; pero otros, en cambio, poseen pocas o ninguna epífita. Además, algunos bosques contienen muchas trepadoras leñosas conocidas como lianas, las cuales alcanzan el tope o copa de los árboles, pero otros contienen pocas o ninguna liana.

Mientras unos bosques se caracterizan por tener árboles perennifolios, es decir, árboles que nunca pierden totalmente su follaje, otros, en cambio, pierden total o parcialmente las hojas durante la sequía. También tenemos bosques con especies de árboles y arbustos armados o predominantemente espinosos. Indudablemente, esta heterogeneidad se debe a las variaciones de los parámetros climáticos, edáficos y topográficos. Las dos condiciones climáticas más importantes e influyentes sobre la vegetación son la precipitación anual y la temperatura. Estos dos factores, generalmente, deciden la altura de los árboles de un bosque, la extensión en el tiempo durante el cual dicho bosque está permanentemente verde o sólo en forma parcial, y la riqueza o abundancia de los tipos de plantas dentro de ese bosque. Además de los parámetros climáticos, existe el factor edáfico, o tipo de suelo, que determina una estrecha relación entre el tipo de bosque 6 de vegetación y los tipos de suelo donde se desarrollan. Esto es evidente en el caso de la formación conocida como manglar, distribuida en espacios y áreas de influencia de origen marino, donde la concentración de sales en el suelo sirve para seleccionar en forma drástica a todas aquellas especies incapaces de vivir en estos ambientes, dando por resultado que el manglar sea una formación boscosa bastante homogénea, constituida básicamente por cuatro especies de árboles.

Debido a la complejidad antes mencionada, los botánicos y ecólogos tienen diversas opiniones y conceptos con respecto a los tipos de bosques. En Venezuela contamos varias clasificaciones y mapas de vegetación de nuestros bosques; por ejemplo, las clasificaciones de Henri Pittier, Leslie Holdridge y Julian Steyermark, y los mapas de vegetación de Francisco Tamayo, Kurt Hueck y Leslie Holdridge, de Otto Huber y Clara Alarcón.

Las selvas siempre verdes son formaciones boscosas que reciben una precipitación anual entre 1.700 y 3.800 mm, aunque en algunas partes puede descender hasta los 1.500 mm y en las partes más altas de los Andes puede variar entre 590 y 780 mm. Las selvas siempre verdes se desarrollan en regiones de tierra caliente y en altitudes bajas entre 0 y 400 m, donde son conocidas como "selvas pluviales o higrófilas"; también se encuentran en altitudes entre los 500 y 3.500 msnm, donde son conocidas como "selvas nubladas" debido a la condensación de nubes que ocurre en esas áreas; o suelen encontrarse en tierra fría, con alturas hasta 4.200 msnm, para constituir el llamado "bosque altoandino paramero".

Selvas Pluviales o Higrófilas

Conocidas también con el nombre de bosques húmedos tropicales, se desarrollan en regiones de alta temperatura, y por ello se les llama macrotérmicos, aunque también son higrófilos a causa de su ambiente, muy. húmedo. La temperatura anual promedio de estos sitios es de 26-28° C, generalmente en altitudes desde el nivel del mar hasta 400 msnm, combinada con precipitaciones de 1.800 mm, o más, y distribuida durante todo o la mayor parte del año. Este tipo de selva se encuentra representada en Venezuela en el estado Delta Amacuro, la selva de Guatopo en el estado Miranda, la parte suroccidental del estado Zulia y la mayor parte de los estados Bolívar y Amazonas, y sus árboles alcanzan alturas de 40-50 m. El bosque posee tres o más estratos donde los árboles más pequeños ocupan los espacios entre los árboles más altos, proveyendo una densa sombra y una alta humedad.

En estos bosques habita una gran diversidad de especies arbóreas, arbustivas y trepadoras leñosas. En los árboles se asienta una gran variedad de plantas epífitas, como orquídeas, bromelias, aráceas, helechos, peperomias, musgos y hepáticas. Los árboles grandes no poseen raíces profundas, y usualmente desarrollan amplias extensiones laminares, a manera de contrafuertes, que irradian en todos los sentidos desde su base, como en algunas especies de Matapalo (Ficus), y en algunas palmas (Iriartea y Socratea) y Guttiferae (Tovomita y Clusia).

Selvas Nubladas

Este tipo de bosque, algunas veces denominado selva subtropical y selva pluvial alta, se desarrolla en ambientes de temperaturas moderadas o intermedias, donde entonces se le llama mesotérmico. A estas selvas también se las denomina higrófilas u ombrófilas por su ambiente húmedo. En la cordillera de la Costa, la selva nublada se presenta entre los 700 y los 2.500 mi en los Andes, generalmente, desde los 2.000 hasta los 3.000 msnm; en las tierras altas de Guayana, entre los 1.000 y los 2.500 msnm. Normalmente, sus límites de temperatura media anual están comprendidos entre 18 y 24° C, aunque en las partes frías de la cordillera de la Costa la temperatura mínima puede llegar a 4-6° C, mientras en la cordillera de los Andes las temperaturas mínimas pueden llegar a 0° C. La precipitación promedio anual varía considerablemente según la zona; así, en ciertas partes de los Andes y en tierras altas de Guayana están entre 2.000-3.800 mm; en la cordillera de la Costa, entre 1.500-2.200 mm; y en la zona más alta de los Andes puede alcanzar sólo 550-780 mm.

Las nubes y la neblina rodean diariamente y durante varias horas la selva nublada, originándose por las corrientes ascendentes de aire calentado por el sol a nivel del mar. Debido a este fenómeno, es difícil distinguir las formas de las hojas y las flores de los árboles altos, así como las trepadoras altas y las plantas epífitas ubicadas entre las ramas superiores. Este ambiente produce una vegetación muy rica y característica, con muchas especies arbóreas. El número de especies presentes en un bosque nublado es usualmente menor que el encontrado en un bosque pluvial. Los árboles alcanzan alturas entre 30-40 m de alto, pero en promedio son más bajos que los del bosque pluvial, y además, hay menos estratos debajo de los árboles altos. Aun cuando están presentes las trepadoras leñosas, son mucho menos frecuentes que en la selva pluvial; sin embargo, la vegetación epífita, mucho más desarrollada y diversificada, está representada por orquídeas, bromelias, aráceas, helechos, peperomias, musgos y hepáticas. Son también abundantes los helechos arborescentes. El 'suelo es usualmente húmedo y muy rico en materia orgánica. Entre las palmas indicadoras de este tipo de bosque se reportan especies pertenecientes a los géneros: Euterpe, Oenocarpus, Ceroxylon, Geonoma, Catoblastus, Chamaedorea y Dictyocaryum; como Gimnospermas representativas tenemos especies del género Podocarpus

Bosques Parameros

Este tipo de bosque se presenta por encima de las selvas nubladas, y solamente en las partes altas del estado Mérida. Este bosque también es denominado bosque altoandino paramero y se extiende en una forma muy irregular y frecuentemente interrumpido en una faja altitudinal comprendida entre los 2.980 y los 4.200 msnm, donde la temperatura promedio varía entre 2-11,5° C, encontrándose hielo y temperaturas por debajo de 0° C durante todos los meses del año; la precipitación media anual varía entre 650-700 mm. Los árboles propios de este tipo de bosque alcanzan alturas de 3-8 m, siendo dominados por el Coloradito, Polylepis sericea, de la familia Rosaceae. Esta especie puede formar colonias puras o estar entremezclada con otras especies.

Tales bosques de Polylepis, situados en medio de la vegetación de páramo, son considerados por algunos investigadores como representantes de colonias relícticas de condiciones climáticas previas, cuando el clima era más frío.

Selvas Tropófilas

Estos bosques también se conocen como bosques deciduos, secos, caducifolios o veraneros, debido a la caída de las hojas durante el período de sequía. Ellos se encuentran en regiones calientes, con precipitaciones anuales entre 1.000 y 2.500 mm y temperatura promedio de 25-28° C. Durante la estación seca, comprendida entre noviembre o diciembre hasta abril, la gran mayoría de los árboles ha perdido sus hojas, comenzando la floración y fructificación de muchas de sus especies; pero durante el período lluvioso, generalmente comenzando en abril o mayo, retoñan de nuevo y el bosque se torna completamente verde, mostrando su exuberante follaje y la escasez de flores de los árboles constituyentes. Los bosques de las selvas tropófilas cubren extensas superficies en las partes bajas de los llanos de los estados Apure, Barinas, Portuguesa, Guárico, Cojedes, Anzoátegui, Monagas, Yaracuy y Falcón. Ocupan también grandes extensiones de terreno en la parte norte de Guayana, al oeste del estado Amazonas y en grandes zonas del centro del estado Zulia y del norte del estado Trujillo. Se extienden desde el nivel del mar hasta 1.000 m.

Bosques de Galería

Este tipo de bosque se desarrolla a lo largo de los ríos .y varía en anchura y extensión, estando asociado con las sabanas llaneras. Algunos botánicos ubican este tipo de bosque dentro del concepto de selva tropófila, mientras que otros lo consideran dentro de la vegetación de los Llanos.

Se ha generalizado la expresión bosque de galería para designar aquellas formaciones boscosas que corren a lo largo de los ríos llaneros e interrumpen la continuidad de la sabana.

En los llanos orientales, por ejemplo, el bosque de galería está nítidamente delimitado por la sabana abierta de suelos arenosos. En cambio, en los llanos occidentales es casi imposible hablar de bosque de galería, debido a lo extenso de las formaciones boscosas allí presentes. En el bajo llano de los estados Apure y Barinas y de la parte sur de Guárico, es bastante pronunciada la formación del bosque de galería, diferenciándose claramente de los esteros y sitios innundables de esta parte del Llano. Los factores climáticos predominantes en estos bosques son los característicos de la región llanera: un clima biestacional típico, períodos de lluvia y sequía muy marcados, estación seca comprendida entre los meses de diciembre y abril, época lluviosa entre mayo y noviembre, y máximo de lluvias durante los meses julio / agosto. En general, la vegetación del bosque de galería se comporta como una típica vegetación tropófila, desprendiéndose del follaje durante la época seca y apareciendo con ,gran profusión durante los períodos de lluvia.

Bosques Xerófilos

Se desarrollan en regiones donde la precipitación anual es inferior a los 1,000 mm y las altitudes van desde el nivel del mar hasta los 1,500 msnm, con variaciones de la temperatura entre 23-29° C, aunque en los Andes puede llegar a los 18° C. Se extienden por la zona norte y costanera del país, penetrando en el interior de los estados Falcón, Lara y Anzoátegui, Se distinguen dos tipos principales: los espinares y los cardonales.

Espinares

Son bosques semisecos, llamados también chaparrales y cujizales, con árboles cuya altura varía entre 8 y 15 m, y que presentan un aspecto de árboles pequeños y vegetación esparcida. La precipitación anual varía entre 800 y 1,000 mm. Esta vegetación se encuentra distribuida en la parte norte y costanera del país, principalmente en el estado Falcón, penetrando al estado Lara; en la región occidental del lago de Maracaibo; alrededor de Cariaco, al sur de Barcelona, en el estado Anzoátegui; y erala península de Paria e islas cercanas a la costa.

Cardonales

Corresponden a bosques secos donde el principal constituyente son los llamados cardones y tunas. Están distribuidos en algunas zonas de los estados Lara y Falcón, en las penínsulas de Paria y La Guajira, en algunas zonas de la isla de Margarita y en algunos valles de las montañas andinas, alrededor de Chama, Motatán y Ureña. Reciben una precipitación anual inferior a los 600 mm, con una estación seca que dura de 7 a 10 meses.

Manglares

Constituyen bosques especiales en las zonas costera s del norte y el oriente del país. Se distribuyen en las desembocaduras de los grandes ríos que surten el Golfo Triste, el golfo de Cariaco, las lagunas de Píritu, Unare, Tacarigua y Carenero, la costa de los estados Carabobo y Falcón hasta Chichiriviche, alrededor del lago de Maracaibo y en el delta del Orinoco. Los manglares generalmente aparecen en regiones de abundante precipitación anual, pero también se encuentran en áreas de gran aridez. Las especies de estos bosques retienen sus hojas durante todo el año y son denominadas siempre verdes. Los suelos contienen altas concentraciones salinas por estar mezclados con agua marina. Los árboles forman colonias impenetrables, densas, con raíces aéreas descendentes hasta el agua, que ayudan a la acumulación y formación de suelo. Las especies constituyentes de la formación manglar pueden alcanzar alturas de hasta 25 m, pero generalmente son más pequeñas.

Areas Terrestres no Boscosas

Páramos

Son formaciones características de las montañas andinas, desde el estado Táchira hasta los límites con el estado Lara. Se pueden encontrar a 1.700 msnm en el páramo del Morro, en el estado Mérida, pero son más bien propias de altitudes comprendidas entre los 3.000 y los 4.700 m. Áreas con vegetación parecida a la de los páramos se encuentran en las regiones más altas de la cordillera de la Costa, en el cerro Turumiquire del estado Sucre y en partes del Distrito Federal, como el cerro Naiguatá en el parque nacional El Ávila. La temperatura media anual de los páramos es de 5° C o menos, y la formación de hielo, con temperaturas por debajo de 0° C, ocurre durante todo el año. La precipitación anual es baja, con un promedio de 600 mm por año. Los páramos existen bajo condiciones ambientales de intenso frío y poca precipitación, exhibiendo un aspecto xerofítico o desértico; y suelen presentar un color acentuada mente grisáceo, debido a la abundancia de los llamados frailejones. Espeletia spp, cuyas hojas densamente pilosas y sedosas tienen este color grisáceo o de ceniza, aunque también hay una gran variedad de especies con flores de colores llamativos. Para resistir el frío y la' sequedad, las hojas de las plantas parameras son pequeñas y reducidas o densamente cubiertas con un tomento sedoso semejante a la lana.

Sabanas

Están representadas por tierras cubiertas de gramíneas, donde pueden aparecer plantas arbóreas en forma esporádica. La mayor parte de las sabanas ocupan la región llanera, que comprende los estados Apure, Barinas, Portuguesa, Cojedes, Guárico, Anzoátegui y Monagas. También se pueden encontrar sabanas en los estados Bolívar, Sucre, Zulia, Aragua y Miranda y en el Distrito Federal. Las tres Cuartas partes de los llanos venezolanos están representadas por vegetación de sabana; la cuarta parte restante está ocupada, en cambio, por bosques tropófilos, de galería, morichales, matas. y palmares.

El clima de la región llanera se presenta con una temporada de sequía entre noviembre y abril, y un período de lluvia entre mayo y septiembre; con una precipitación anual de 1.000-2.000 mm. La temperatura media anual está entre 26 y 28° C. Los vientos predominantes son los alisios y la altitud varía entre 50 y 300 msnm. Los factores edáficos son muy importantes en la determinación de las sabanas; asimismo el fuego ha sido relacionado con el mantenimiento de la vegetación de sabana. En los Llanos se distinguen tres tipos de acuerdo con su composición florística: sabanas de Trachypogon, sabanas de banco, bajíos y esteros, y sabanas de Paspalum fasciculatum.

Sabanas de Trachypogon

Cubren una amplia extensión de la región llanera y se encuentran en los llanos orientales y el Apure meridional. Están dominadas por tres especies de gramíneas; Trachypogon montufart, Trachypogon plumosus y Trachypogon vestitus, aunque pueden estar asociadas a otras especies de gramíneas, algunas cyperaceas y a gran variedad de hierbas y sufrútices donde predominan las leguminosas. Los suelos contienen un alto porcentaje de arena; son pobres en nutrientes y de pH ácido. El terreno tiene buen drenaje, de manera que durante los meses lluviosos no se cubren de agua.

Los chaparra les se encuentran en algunas zonas de Anzoátegui, Guárico y Cojedes, y en el piedemonte de la cordillera de los Andes.

Las sabanas de Trachypogon inarholadas se encuentran al sur de los llanos de Monagas, al sur-este de Anzoátegui y al sur de Apure. Son sabanas de gran amplitud, con ríos separados por distancias considerables y de suelos arenosos profundos, donde pueden aparecer especies arbóreas de los chaparrales aun cuando permanecen pequeñas. La zona entre los ríos Guárico y Manapire representa la transición entre los llanos occidentales y los orientales, caracterizados por sabanas de bancos, bajíos y esteros, y sabanas de Trachypogon, respectivamente.

Sabanas de Bancos, Bajíos y Esteros

Se encuentran distribuidas en el alto Apure, Barinas, Guárico, Portuguesa y Cojedes. Presentan una topografía de altos y bajos que produce diferenciaciones fisonómicas, florísticas y edáficas propias, además de diferentes niveles de inundación durante el período de lluvias. Los bancos son sitios altos que no se inundan durante los meses lluviosos; su vegetación de gramíneas tiene un porte de mediano a bajo y está constituida por hierbas apetecibles por el ganad.

Los esteros son sitios de estas sabanas que se inundan de tal manera, que se pueden navegar con canoas o curiaras. Tienen suelos de textura pesada. El estero cambia completamente su fisionomía durante el año: en sequía presenta un terreno seco y una vegetación graminosa baja, y en los meses lluviosos se transforma en una laguna con abundancia de plantas

Los esteros se anegan como consecuencia del desbordamiento de los ríos, mientras que los bajíos se forman por el agua de lluvias. En los bajíos y esteros crecen varias plantas espinosas, las cuales muchas veces forman colonias que desvalorizan el pastizal.

Morichales

Corresponden a sabanas de suelos inundables, dominadas fisonómicamente por la palma Moriche, Mauritia flexuosa. En los Llanos, frecuentemente, se encuentran morichales distribuidos al norte del Orinoco, en los estados Apure, Guárico, Anzoátegui y Monagas, desarrollándose a lo largo de los manantiales. También se desarrollan morichales al sur del Orinoco, en los estados Bolívar y Amazonas. Los suelos de los morichales son siempre húmedos y poseen una flora característica asociada con ellos y no localizable en otros lugares de la sabana.

Palmares

Los palmares son sabanas de suelos inundables donde domina la Palma Llanera, Copernicia tectorum. Se distribuyen en Venezuela en grandes áreas de los Llanos, en el estado Guárico y en algunas regiones de los estados Bolívar, Anzoátegui, Sucre y Apure. Los suelos son pesados, arcillosos, y se mantienen inundados durante la época.

Dunas

Corresponden a ambientes muy áridos, distribuidos en Venezuela en el istmo de Paraguaná, en las cercanías de Coro y La Guajira, y en algunas partes de los Llanos; tienen una temperatura media anual mayor de 25° C, y un bajo promedio anual de precipitación. Presentan una vegetación muy rala y están cubiertas temporalmente por arenas movedizas. Desde el punto de vista florístico, las dunas se caracterizan por la presencia de la especie Tournefortia gnaphalodes, Tabaco pescador, de la familia Boraginaceae, un arbusto decumbente, de hojas suculentas con pubescencia grisácea, y que forma colonias. El árbol más común en la dunas es el Cují Yaque, Prosopis jujiflora, de la familia Leguminosae. Las gramíneas Rabo de zorro, Aristida venezuelae, y Saladillo, Sporobolus virginicus, constituyen la mayor cobertura entre las plantas herbáceas.

Areas Acuáticas

Plantas acuáticas de agua dulce

Incluyen toda la vegetación desarrollada en, lagos, lagunas, ríos, estuarios, esteros, raudales y saltos. En algunos lagos y ciénagas de los paramos andinos se encuentran los helechos acuáticos Isoetes lechleri e Isoetes triquetra, Dentro de las Angiospermas se reportan a Elatina, Elatine, fasse- triana, de la familia Elatinaceae.

En los lagos y lagunas de los estados Bolívar, Guárico y Apure encontramos especies pertenecientes a los géneros Jussiaea, Canna, Mayaca, Neptunia, Eleocharis, Scirpus y Tonina.

Como representantes comunes en el Lago de Valencia se reportan especies de los géneros ValIisneria, Potamogeton, Sagittaria, Najas, Rupia, Cyperus y Typbat

Plantas Marinas

Están formadas fundamentalmente por algas marinas, principalmente feofitas, clorofitas y rodófitas

Estas plantas forman densas colonias que se mueven de manera incesante siguiendo las corrientes del mar.

 
» Geografía
» Ubicación
» División Político Territorial

»

Regiones Geográficas

» Clima
» Vegetación
» Hidrografía
» Flora
» Fauna
» Suelo
 

 


Imprimir Enviar a un amigo Regresar Su opinion Cerrar Subir